Carboadicción y Comidas Adictivas

¡Hey! Qué bueno que decidiste continuar 🙂

Prepárate porque lo que te tengo a continuación cambiará para siempre tu forma de atravesar los momentos de ansiedad, y tu relación con la comida.

Soy científica y adoro la ciencia, es mi fuerte. Mi hermana dice que soy igualita a Sheldon 😛

Y también me encanta explicar cosas, ¡lo llevo en la sangre!

Así que voy a usar eso para mostrarte la verdadera razón por la que sufres de ansiedad, y cómo curarte de ella.

(Trataré de no ser aburrida, ¡te lo prometo!)

Todo viene de los ingredientes que traen estas comidas.

Fíjate que a ninguno nos da ansiedad de comer vegetales al vapor o pollo a la plancha ¿verdad? No.

Nos pasa con comidas que son altamente procesadas y que son ricas en harinas, azúcar, y grasa.

Carbohidratos refinados + Grasa = Droga

Esta combinación de ingredientes dispara la acción de un neurotransmisor llamado ácido gamma-aminobutírico (o GABA, por sus siglas en inglés), exactamente igual a como lo hace la heroína o la marihuana.

Los neurotransmisores son sustancias especiales que se liberan en nuestro cerebro y que transmiten información entre las distintas partes del cerebro y también el resto del cuerpo. Son mensajeros cerebrales, por así decirlo.

Cuando se activa este neurotransmisor llamado GABA, se produce dopamina, que es la hormona del sistema de recompensa cerebral, la hormona de "me siento bien".

De manera que cada vez que nos sentimos mal, cansados, estresados...

... buscamos estos alimentos porque biológicamente nos producen esa sensación de calma y de recompensa. Nos hacen sentir bien (al menos en el momento).

Básicamente nuestro cerebro se ha vuelto adicto a sus propios neurotransmisores, que son disparados cuando comemos estas comidas.

Incluso si no te sientes particularmente mal o con estrés en un momento dado, si llegas a ver el alimento (porque un compañero de trabajo lo está comiendo, o lo ves en la tele o en algún anuncio en la calle o te llega el olor), tu cerebro automáticamente lo identifica y ¡zas! te da las órdenes de que lo comas.

"¡Mmmm! ¡Eso me dará mi rica dopamina!
Voy a enviar al cuerpo unas ganas de que se coma esto, porque yo me quiero sentir bien"

Es tal cual el mecanismo de adicción a la cocaína.

De hecho, es PEOR que si consumiéramos cocaína.

Ya que se ha demostrado que el azúcar es incluso más adictiva que la cocaína.

En un estudio, cuando a las ratas se les permitió elegir entre agua dulce o cocaína, 94% de ellas eligió el agua dulce. Incluso las ratas que estaban ya adictas a la cocaína rápidamente cambiaron su preferencia hacia el agua dulce cuando se les ofreció esa opción.

"El intenso sabor dulce sobrepasa la estimulación máxima que puede producir la cocaína. La preferencia por el dulce puede conllevar a un reordenamiento en la jerarquía de estímulos potencialmente adictivos, y las dietas con predominancia de sabores dulces pueden tomar precedencia por encima de la cocaína y posiblemente otras drogas abusivas."

Lenoir M, Serre F, Cantin L, Ahmed SH "Intense Sweetness Surpasses Cocaine Reward". PLoS ONE, 2007; 2(8): e698. doi: 10.1371/journal.pone.0000698

Pero el hecho de que sean aún más adictivas que la cocaína no es la única razón por la que estas comidas son peores que las drogas...

Porque al menos la cocaína y las otras drogas están prohibidas. Pero el pan, los dulces y la comida chatarra están por todos lados.

Son súper económicos, los vemos en todos lados, y se nos atraviesan permanentemente.

Y encima es absolutamente normal comer este tipo de cosas.

¡Todo el mundo espera que uno coma pan y galletas y helado y chocolate! Es normal.

Y para completar el paquete, a diferencia de las drogas, el alcohol o el cigarrillo... con la comida no funciona la absitencia.

No podemos dejar de comer. Necesitamos comida. Es parte de los requisitos para mantenernos vivos.

Si eres drogadicto y quieres dejar las drogas, te metes en rehabilitación y te limpias de drogas.

Si eres alcohólico y te quieres curar, dejas de tomar alcohol.

Si fumas y deseas dejar el cigarrillo, simplemente cortas con él.

Por muy difícil que pueda ser en algunos casos, la cura para las adicciones es dejar la sustancia adictiva.

¡Pero nosotros no podemos dejar de comer!

Y ante estas comidas, nos volvemos "carboadictos".

carboadicto, ta

adjetivo/nombre masculino y femenino
Persona que está enganchada a alimentos ricos en harinas, azúcar y grasa, que le producen descontrol y ansiedad.

A mí en lo personal no me gusta mucho la palabra "carboadicto" porque las adicciones, por definición, no se pueden curar.

Y esto sí se cura.

Yo me curé.

Y voy a decirte cómo hacerlo en un momento.

Página siguiente... (3 de 5)